¿Cómo se queman las calorías?

¿Cómo se queman las calorías?

La respuesta es de sobras conocida por todos: con actividad física y mental. Pensemos que el 30 % de todas las calorías que ingerimos diariamente las consume nuestro ordenador personal, el cerebro. Por lo tanto, de 2.000 kcal, el 30 % equivale a 600 kcal que divididas entre 4 kcal/g da como resultado 150 gramos diarios como mínimo de glucosa. Este es el principal alimento para nuestro cerebro.

 

Como ya sabemos nuestro organismo transforma los carbohidratos y las grasas principalmente en glucosa, la cual a través de la sangre viaja por todo el cuerpo repartiendo la energía a nuestro organismo. A este proceso de transformación de los alimentos en cierta forma podríamos llamarlo proceso de combustión lenta, como si se tratara de un fuego oxidativo en el que se mantiene la vida y se propicia la muerte de forma simultánea.

 

Si pudiéramos comparar la combustión de nuestro organismo con la de un automóvil, diríamos que nuestro motor nunca puede detenerse hasta el final del trayecto y que estando quieto quemamos un mínimo de energía de 70 kcal/hora y tenemos un consumo de crucero de 100-130 kcal/hora, con las oscilaciones correspondientes a peso, edad y sexo. Para una persona de 70 kilos, las reservas inmediatas de energía solo pesan 500 gramos de hidratos acumulados en músculos e hígado (glucógeno). Las reservas disponibles para ser transformadas en azúcares son aproximadamente unos 10 kilogramos de triglicéridos, cuya combustión total nos podría mantener vivos por un máximo de 3 a 4 semanas.

 

Las proteínas no se almacenan pues se emplean para la renovación de nuestras células y las que no se utilizan desaparecen de nuestro cuerpo en 5 o 6 horas. El peso total de proteínas se aproxima también a los 10 kilogramos de los que diariamente debemos renovar alrededor de 100 gramos.

 

A la hora de quemar los diferentes combustibles que le suministramos, nuestro organismo se muestra selectivo. No le da lo mismo quemar cualquier cosa. Sigue el orden de la naturaleza: el camino más fácil.

 

Lo más fácil de quemar son, por este orden, los azúcares simples, después los carbohidratos complejos, le pueden seguir las proteínas en exceso, más tarde las grasas insaturadas y por último los triglicéridos (grasas saturadas). De este modo nuestro organismo nos indica también el orden de como debemos alimentarlo.

 

Conozca nuestros Endulzantes Sin Azúcar...

Deja un comentario